• Marcela Aidenbaum

¿De qué hablo cuando te invito a ir más lento?




¿Se trata de pasar el día en pijama viendo televisión y comiendo patatas? No. (aunque a veces también haya un lugar para ello!)

Esto no es exactamente lo que quiero decir con bajar el ritmo. Cuando sugiero agregar un toque de lentitud a tu vida, se trata más bien de una propuesta que integra en sí misma además una pregunta: poner la intención y la consciencia en observar ¿cómo, dónde y de qué forma pasas tu tiempo?


Es una invitación a dejar de correr por la vida como un pollo sin cabeza, y abrirte a la experiencia de esos instantes orgánicos que hacen que te sientas simplemente viv@.

Hemos creado un mundo moderno que a veces parece exaltar el estar ocupado. Empaquetamos nuestros horarios hasta el tope y, particularmente en algunas áreas, existe la creencia de que trabajar las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana es la única forma de realmente contribuir con el mundo laboral.


Frente a este panorama, casi puede parecer revolucionario sugerir tomar un par de respiraciones profundas a lo largo del día….

Si bien un poco de estrés y adrenalina puede darnos el impulso y ser motivante, mantener ese tipo de vida a largo plazo es un desafío psicofísico demasiado riesgoso para la mayoría de nosotr@s.

Con el Manifiesto PAUSA te invito a que te sumes y compartas la propuesta entre tus colegas y familiares para que entre todas y todos promovamos un cambio en nosotros mismos y sobretodo, para que contribuyamos, con este legado, a generar un impacto valioso del concepto de tiempo en las futuras generaciones.

Porque lo único urgente es vivir...PAUSA

21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
0